Encarcelan a boliviano por secuestro de avión - El Policial Bolivia

Header Ads

Header ADS

Encarcelan a boliviano por secuestro de avión

El boliviano Josmar Flores Pereira, que el miércoles amenazó con detonar una bomba que resultó ser falsa en un avión en México, fue trasladado ayer a un penal para ser procesado por los cargos de privación de libertad (secuestro), sabotaje y ataque a vías de comunicación.

Una fuente de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) informó del traslado de Flores al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente del Distrito Federal en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

Flores, que no abandonó su sonrisa pese a que en el traslado estuvo rodeado de policías encapuchados y fuertemente armados, dijo a una cadena de televisión que no pretendió dañar a nadie con su acción, que mantuvo en vilo al país y al mundo durante varias horas.

"Nunca fue mi intención hacer daño nada más; si yo hubiera querido hacer daño, secuestrar el avión, lo hubiera hecho aterrizar en una carretera", afirmó a un reportero de Milenio Televisión, instantes antes de ingresar a su celda.

SU VERSIÓN

Flores, en coincidencia con el testimonio de varios de los pasajeros, señaló que "nadie se enteró en el avión del secuestro, no hubo maltrato, no hubo problemas". "No le falté el respeto a nadie. Nunca pensé en huir", agregó.

El boliviano, predicador de profesión y que tiene un pasado de drogas, cárcel y armas, se refería a un "gran terremoto" que, según una "revelación divina" que dijo haber tenido, se va a producir en el país dentro de tres años y del que quería advertir al presidente Felipe Calderón.

"Mi intención fue hacer el bien, anunciar, sin escatimar mi vida o mi libertad, que nos sumemos en un clamor para que no ocurra, tarde o temprano van a entender", argumentó.

Para lograr hablar con el mandatario mexicano, amenazó a la tripulación y a los 104 pasajeros del vuelo 576 de Aeroméxico, que volaba entre el balneario caribeño de Cancún y Ciudad de México.

El avión aterrizó normalmente y se desplazó a una zona aislada del aeropuerto capitalino, donde Flores fue reducido sin que fuera necesario realizar un solo disparo. Al final el explosivo resultó ser un conjunto de latas de zumo de naranja llenas de arena, cables y luces.

"TERREMOTO" EN SUS SUEÑOS

En sus declaraciones a Milenio Televisión el boliviano, que vive en México desde hace 17 años, explicó ayer que el terremoto lo vio en un sueño en el que él tenía 47 años -ahora tiene 44-, por lo que sintió la necesidad de alertar al país de su visión.

Con gran seguridad, citó a la Biblia, dijo que "Cristo vive y volverá" y aseguró que Dios comenzó a mostrarle "cosas tremendas" antes de que estas sucedieran, como la muerte de la cantante cubana Celia Cruz y la del estadounidense Michael Jackson, así como la llegada a la presidencia de EEUU de Barack Obama.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.