Header Ads

Header ADS

Santa Cruz: Se salvó de un concubino violento y murió apuñalada por su actual pareja


La vida de Lizeth Montaño Pinto se apagó de forma abrupta tras el ataque de su actual pareja quien le asestó 19 puñaladas en un hecho que se investiga como feminicidio. La joven tenía 25 años y era madre de tres niños.

Su muerte revela el sufrimiento que llevaba por dentro esta mujer que llegó muy joven desde Cochabamba a Santa Cruz. Vivía en la zona de la Villa 1º de Mayo junto a sus pequeños y era víctima de violencia por parte de su concubino y padre de sus hijos (de ocho y tres años y una menor de ocho meses de edad).

Una de sus amigas relató que hace poco más de un mes este individuo, al intentar golpearla, asestó el golpe en contra de la más pequeña de la casa a quien "le dejó el ojo morado" por lo que se presentó una denuncia en su contra otorgándosele una detención preventiva por 60 días.

Pero lejos de acabar su martirio, la víctima, que se ganaba la vida vendiendo ropa usada, cosméticos y haciendo limpieza a domicilio, encontró la muerte a manos de su nueva pareja José Efraín Ramírez, el hombre con quien estaba en un motel, lugar en el que se produjo el hecho. El sujeto no intentó huir de la escena del crimen y esperó, aún con las manchas de sangre en su ropa, la llegada de la Policía.


Sus amigas y familiares recuerdan a Lizeth como una "mujer de buen corazón" que se brindaba íntegra cuando ofrecía su ayuda, además que era muy valiente y dedicada para sus hijos de quienes decía que "iba a luchar duro para sacarlos adelante".

Ahora, su cuerpo es velado en el salón velatorio de Coopaguas lugar al que llegaron sus conocidos para darle el último adiós, pidiendo a las autoridades aplicar todo el rigor de ley en contra del responsable de su muerte.

Audiencia

El atacante será sometido a una audiencia de medidas cautelares la tarde de este martes. La Fiscalía adelantó que planteará se ejecute su detención en el penal de Palmasola al considerar los riesgos procesales que se pueden dar en este caso.


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.