Recibe Noticias por Email

Ingresa tu Email:


martes, 26 de febrero de 2019

La Guardia - Santa Cruz: Niña de tres años fue salvajemente golpeada por su padre y ahora esta en coma inducido


Una niña de tres años está en terapia intensiva en el Hospital del Niño de la capital cruceña tras sufrir graves lesiones en su espalda y extremidades a consecuencia de la golpiza que recibió de su padre, en complicidad de su madre, en el municipio de La Guardia. El fiscal que investiga el caso explicó que se tiene suficientes evidencias para imputar a los padres por tentativa de infanticidio.

"Hay tres bolsas con la ropa de la menor y cobijas empapadas de sangre, el pantalón del padre también está con sangre. Estas evidencias serán sometidas a pericias en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para preparar el juicio posteriormente", dijo el fiscal Saúl Rosales de La Guardia.

Aparentemente, la menor fue castigada con el palo de una escoba, misma que se encontró en el domicilio de la familia. "Ahí está el palo de escoba, está roto en cinco pedazos. Ha sido rescatado del domicilio donde ocurrió el hecho, aquí en La Guardia", manifestó.

EN COMA INDUCIDA

El pediatra del Hospital del Niño de Santa Cruz, Fernando Ortiz, informó el lunes que la niña de tres años de edad que fue flagelada en el municipio de La Guardiafue inducida a estado de coma para mantenerla estable.

"Está en estado muy delicado, en coma inducida porque necesita estar sometida a respiración artificial para mantener sus signos vitales", dijo a los periodistas.

Ortiz explicó que su estado de salud es complicado debido a los golpes que recibió en la espalda y piernas. Indicó que fue operada de un coágulo grande en el cerebro, de dónde se extrajo 40 centímetros cúbicos de sangre.

Según el galeno, la menor corre el riesgo de quedar con secuelas como déficits del habla, motora y situaciones severas; sin embargo, aún no se puede establecer con exactitud la gravedad hasta que entre en etapa de recuperación.

Por su parte, el fiscal Raúl Rosales dijo que en coordinación con la Defensoría de la Niñez y Adolescencia se investiga a los padres de la menor que fueron aprehendidos en una vivienda de La Guardia.

El representante del Ministerio Público relató que los padres para deslindar su responsabilidad culparon a sus hijos de 11 y 12 años de haber realizado la agresión, situación que fue descartada luego de una entrevista psicológica a los menores.