Recibe Noticias por Email

Ingresa tu Email:


domingo, 3 de julio de 2011

Ordenan cárcel para el sospechoso de violar a adolescente de 13 años

El Juez cautelar Segundo de Instrucción en lo Penal de la Capital dispuso ayer, la detención preventiva en la cárcel San Roque, del presunto autor de violar a una adolescente de 13 años en la ciudad de Camargo, en diciembre del pasado año; producto del vejamen, la víctima quedó embarazada.

Ayer se desarrolló la audiencia de medidas cautelares en la Corte Superior de Chuquisaca en la que la fiscal Paulina Coronado argumentó el riesgo de fuga y peligro de obstaculización del imputado, cuya defensa intentó desacreditar presentando otras pruebas, pero el juez consideró que por los elementos expuestos por la Fiscalía, se acreditó el hecho y la probable autoría del imputado B.A.F.; asimismo, consideró que la defensa tampoco demostró que tiene trabajo ni domicilio fijo.

La abogada negó que su defendido no se haya dejado encontrar para obstaculizar la investigación y a cambio dijo que él tiene familia y trabajo en Camargo. Manifestó que el embarazo de la niña no puede probar la autoría de la violación y que el imputado está dispuesto a someterse a un examen de ADN, en su momento.

Además, señaló que la Fiscalía no presentó certificación médica que demuestre que hubo violencia y el propio acto de violación.

Sin embargo, la fiscal Coronado dijo que se hizo un desfile identificativo con varias personas donde la adolescente lo reconoció como a su agresor y el examen psicológico estableció que la víctima es coherente en su razonamiento.

Coronado, respecto a las circunstancias del hecho, manifestó que la adolescente confesó que el día de la supuesta violación ella salió a comprar a una tienda a pedido de su madre, pero cuando regresaba encontró en la puerta a su supuesto agresor quien la introdujo en la habitación para obligarla a la relación sexual.

Acotó que el examen de ADN, para corroborar el caso, recién se podrá hacer cuando nazca el bebé

Dijo que la Fiscalía demostró peligro de fuga y la dificultad para hacerlo comparecer son suficientes elementos de convicción de que él es, con probabilidad, el autor del hecho.