martes, 1 de noviembre de 2016

Cochabamba: Pandilleros queman a vivo a un adolescente (ver fotos) (nota actualizada audio real muy doloroso)



“Hermanito, mirá, me han quemado. Sus chicos de la Delia han sido. René y otros. Si voy a morir va a ser por culpa de ella”, le dijo Javier Canchi Choque, un estudiante de 17 años, a su hermano Patricio, en el hospital Viedma.

“No digas eso. Te vas a recuperar”, le respondió su hermano mayor, llorando al ver a Javier completamente quemado, de la cabeza a los pies. “No creo que me recupere hermanito. Mírame. Me han pegado, me han hecho tomar gasolina en la loma y me han prendido fuego. Estoy muy mal”, replicó Javier. Pocas horas después, falleció por una falla multiorgánica. 

Javier Canchi Choque era un colegial que cursaba el cuarto de secundaria. Su familia asegura que era un chico tranquilo y que su único error había sido enamorar, hace un tiempo, con Delia, una adolescente de 15 años que, presuntamente, ahora es novia de un pandillero llamado René. 

Pese a que Javier y Delia terminaron su relación, ella lo llamó el sábado para citarlo en la loma de Alto Sivingani, al sur de la ciudad. Le dijo que necesitaba hablar urgentemente con él. Pero Delia no llegó sola. René y otros integrantes de su pandilla estaban con ella. Rodearon al estudiante, lo golpearon, lo maniataron y luego lo obligaron a beber gasolina. También le rociaron con el combustible. Le prendieron fuego y huyeron abandonándolo. 

Javier, convertido en una antorcha humana, daba alaridos pidiendo socorro. Un vecino que había salido a pijchar coca lo vio a lo lejos, avisó a otros vecinos y corrieron hasta la loma. El cuerpo del adolescente ya estaba quemado y lloraba de dolor. No le habían robado nada porque su celular estaba en el piso, calcinado. “Por favor dénme agua, quiero agua, échenme agua. 

Si puedes matáme, ya no quiero sufrir”, era el desgarrador clamor de Javier. El vecino grabó en su celular la declaración de Javier, quien, entre gemidos de dolor, le contó su tragedia. 

Repitió los nombres de Delia, René y dijo que los varones eran pandilleros que frecuentaban el local de Doña Pascuala, una chichería situada cerca de su colegio. La ambulancia demoró en llegar al lugar. La fiscal que atendió el caso, Faridy Arnez, dijo que ya aprehendieron a la exnovia que citó a Javier en la loma y un juez del Menor la envió detenida al Centro de Infractores. La Policía busca a los otros implicados. La Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de Cochabamba representará a Javier Canchi en el proceso penal contra sus asesinos.