miércoles, 21 de octubre de 2015

Cochabamba: Violan, matan a una niña y arrojan sus restos a barranco


La desesperación de los familiares de la niña Maribel Mamani Anavi, que la buscaban desde el domingo 18 de octubre, se convirtió en una pesadilla, ayer a las 10 de la mañana, cuando la pequeña de 8 años fue encontrada sin vida en el fondo de un barranco en Valle Paraíso, zona de Tuscapujio, del municipio de Sacaba. 

El cuerpecito de la menor tenía signos de violencia sexual y de acuerdo al examen preliminar había sido golpeada en la cabeza.

Sus restos mortales fueron trasladados hasta la morgue del hospital Viedma, donde en horas de la tarde fueron sometidos a una autopsia que confirmó la vejación sexual y que la causa de muerte es un traumatismo severo en la cabeza. El médico forense extrajo diversas muestras para llevarlas a Laboratorio e identificar al criminal.

Las circunstancias en las que la pequeña Maribel padeció semejante ataque aún no están claras y anoche la Policía seguía tomando declaraciones al respecto. 

Según el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de Cochabamba, coronel Alejandro Pozo, el padre de la niña estaba de viaje el domingo y la niña se quedó con sus dos hermanas mayores y su madre. 

La tarde del 18 de octubre, las tres hermanas habían pedido permiso para asistir al culto de una Iglesia evangélica presbiteriana en la casa de una copastora, situada a cuatro cuadras de su hogar. 

Las tres hermanas llegaron al culto que se dividía en dos, para jóvenes y para niños. “Las dos mujeres encargadas del culto dicen que vieron a Maribel en la casa pero no saben en qué momento ella se fue, pero dedujeron que estaba con sus hermanas”, describió Pozo. 

Anoche se estableció que la hermana de 14 años salió primero del culto, hacia su casa, y ella pensó que Maribel volvería con la hermana de 16, pero no fue así. Cuando ambas se dieron cuenta de que la niña no llegaba fueron a buscarla y no la hallaron más”, informó Pozo.

El padre de la víctima, Domingo Mamani, dijo anoche, en el velorio, que al parecer sus tres hijas jugaron a ver quién llegaba primero a su casa corriendo y la menor habría sido interceptada por algún criminal en el trayecto. Los restos de la niña fueron hallados en un barranco a una cuadra de su hogar

La fiscal Ana María Sánchez se hizo cargo del caso, que sería tratado como infanticidio.

Infanticidio 

De acuerdo al Código Penal, el asesinato de un niño o niña es infanticidio y tiene una pena de 30 años de cárcel.