Recibe Noticias por Email

Ingresa tu Email:


lunes, 17 de junio de 2019

El Alto: Militar asesinó salvajemente a su pareja con una barra de metal


Un nuevo caso de feminicidio se registró ayer en El Alto. El horrendo crimen estremeció a la población de la ciudad vecina de La Paz.

Con extrema brutalidad y haciendo uso de una barra metálica, un militar de 39 años de edad, asesinó salvajemente a su pareja, a quien le destrozó la cabeza. 

De acuerdo con el parte policial, el macabro hecho sucedió en una vivienda de la ciudad de El Alto, lugar donde la pareja consumía bebidas alcohólicas con cuatro amigos.

“Está destrozada su cara y su cabeza, se le ha salido su masa encefálica, le ha reventado su cabeza. Hasta ese extremo ¿cómo es que llegó?”, dijo entre lágrimas uno de los familiares de la mujer asesinada, la cual ha sido identificada como Doris N., de 37 años de edad. 

EL reporte da cuenta que el pasado sábado la pareja compartía con familiares y amigos bebidas alcohólicas en un domicilio de la avenida Chacaltaya, en la zona Alto Lima.

En esas circunstancias, los esposos iniciaron un altercado ocasionado por celos por lo que el militar golpeó salvajemente con el soporte de sombrilla a la víctima causándole la "explosión de la masa encefálica".

30 años de Cárcel

Luego del brutal crimen, el hombre fue aprehendido por efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), trasladado a celdas policiales, y  presentado en audiencia de medidas cautelares aceptó su culpa disponiéndose en consecuencia sea sometido a proceso abreviado.

El militar del Ejército, José Antonio A.M., de 39 años, fue sentenciado a 30 años de reclusión sin derecho a indulato en la cárcel de Chonchocoro, por el delito de feminicidio de su esposa, Doris N.F. de 37 años, según informó la mañana de este lunes el fiscal, Carmelo Laura.

"El imputado aceptó su culpa y se sometió a juicio abreviado en el juzgado séptimo de Instrucción Cautelar de El Alto, por lo que se dictó la sentencia, sin derecho a indulto, y fue recluido en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro", explicó el jurista.

La víctima dejó en la orfandad a tres hijos, de los cuales, uno estudia en la universidad, otro cursa el nivel secundario y el tercero tiene dos años de edad.