Recibe Noticias por Email

Ingresa tu Email:


domingo, 26 de mayo de 2019

Oruro: Le estafaron 31.500 bolivianos con el "cuento del tío" vía WhatsApp


Una mujer de 54 años, fue estafada en días precedentes con el "cuento del tío", pero en esta ocasión, los delincuentes utilizaron el WhatsApp para hacerlo. En total la víctima perdió la suma de 31.500 bolivianos, luego de hacer dos depósitos a diferentes entidades bancarias de la ciudad de Oruro.

La historia de este incidente se inició el 23 de mayo reciente, cuando la señora recibió un mensaje por WhatsApp de una de sus amigas, quién presumiblemente estaría en Canadá.

Le indicó que envió una encomienda a Bolivia, consistente en tres cajas con celulares que estaban en el Aeropuerto Internacional de Viru - Viru de Santa Cruz. Le pidió el favor de recoger las tres cajas, previo pago de distintos montos de dinero a distintas entidades bancarias.

El primer depósito lo hizo de 17.500 bolivianos, mientras que el segundo fue de 14.000 bolivianos, pero cuando terminó de depositar el total de 31.500 bolivianos, se dio cuenta que había sido estafada, afirmó ayer el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Manuel Vergara Sandoval.

Ante esa situación, la víctima se dirigió hasta la División Económicos y Financieros de la Felcc, para sentar la denuncia formal y que el personal de ésta unidad policial, se encargue de la investigación.

CUENTO

No es la primera vez que ocurren este tipo de casos, el pasado año, estuvo muy de moda estafar a varios ciudadanos con el argumento de que un familiar se quedó en una terminal aérea de otro país y que sus maletas estaban en Bolivia, motivo por el cual la víctima debía recogerlos realizando un depósito a un banco o a Tigo Money.

Es así que la Policía recomendó a no dejarse sorprender con ese tipo de historias, ya que los delincuentes lo que hacen, es investigar a las personas mediante las redes sociales, más propiamente por el Facebook, donde detectan la existencia de amigos o familiares de la víctima fuera de Bolivia.

Una vez que marcan el objetivo, se encargan de comunicarse vía WhatsApp, incluso utilizando como foto de perfil, la imagen del supuesto familiar o amigo del afectado, para luego consolidar su fechoría.