jueves, 27 de diciembre de 2018

Sucre: El cuerpo de una mujer hallado el fin semana muestra indicios de homicidio


Roberta es el nombre de la mujer que falleció supuestamente atropellada la madrugada del domingo en la avenida Marcelo Quiroga Santa Cruz, pero familiares y amistades no creen en esa versión. Alguien la asesinó y quieren que el Ministerio Público investigue en esa dirección.

La tarde de ayer, miércoles, vendedoras de inmediaciones del Mercado Campesino llegaron hasta la Fiscalía de Distrito de Chuquisaca para exigir justicia por la muerte de Roberta, una joven madre de dos hijos, de cinco y un año y medio, que el fin de semana pasado regresó a Sucre para ayudar a su madre en la venta de carbón.

La mañana del domingo, transeúntes denunciaron la presencia de un cadáver en medio de unas llantas viejas en la avenida Marcelo Quiroga Santa Cruz. La Policía informó que el deceso se produjo a consecuencia de un atropellamiento, presuntamente por un camión cuyo conductor se dio a la fuga, no sin antes retirar el cuerpo de la calzada y esconderlo a cuatro metros del lugar del hecho.

Los familiares y amistades de la difunta no creen en esta versión y están seguros de que se trató de un asesinato.

El día en que el cuerpo estaba siendo lavado para después velarlo, encontraron varios moretes en brazos y piernas, incluso, observaron que sus uñas estaban malogradas, afirmaron.

Sospechan que la muerte de la joven no ocurrió en ese lugar y que en el crimen participó más de una persona.

Familiares y amistades revelaron que la noche del sábado, alrededor de las 21:00, la víctima salió de su casa en compañía de un amigo que vivía en el mismo inmueble, pero no regresaron juntos.

El hombre volvió a las 5:00, pero sin la joven. La madre le preguntó dónde estaba su hija a lo que el joven respondió que no sabía nada. La mamá de la víctima contó que el hombre tenía manchas en su pantalón y que inmediatamente subió a la segunda planta a lavar su ropa.

El amigo de la víctima no huyó. Fue a la morgue a reconocer el cadáver, dio información a la Policía sobre los lugares donde estuvieron juntos, estuvo en el velorio y entierro.

Contó a las personas con las que habló, que estuvo con la joven hasta la 1:30 de la madrugada del lunes y que juntos tomaron un taxi. Él se ubicó en la parte trasera del auto y ella al lado del conductor.

Mientras se transportaban, la mujer abrió conversación con el chofer a quien dijo conocer de hace algún tiempo. Llegaron cerca de la casa y la joven no quiso bajarse del motorizado, pese a la insistencia de su amigo, quien bajó un momento a orinar y mientras cumplía con esa necesidad fisiológica, el taxista se marchó con la muchacha y no la vio más.

El Ministerio Público abrió causa por homicidio en accidente de tránsito y detuvo al amigo de la víctima el martes con fines investigativos.

Roberta vivía en Potosí con su pareja y sus dos hijos. De vez en cuando solía regresar a Sucre para ayudar a su mamá en la venta de carbón, la última vez fue el sábado pues, además, debía recoger a sus dos hijos que había dejado al cuidado de su familia. Su pareja y padre de uno de los niños se enteró de la muerte de Roberta recién el martes porque tenía el teléfono celular apagado.

Amigas de la víctima contaron que cuando Roberta regresaba a Sucre casi siempre lo hacía porque su pareja le pegaba. Las lesiones eran evidentes, afirmaron.

También dijeron que el joven con el que salió la noche del sábado se fue a vivir a la casa de la víctima hace dos semanas y que le había propuesto que sostuvieran una relación amorosa.