Recibe Noticias por Email

Ingresa tu Email:


miércoles, 11 de noviembre de 2015

Sucre: Damiana soportó 9 años de golpes antes de ser aseisnada


Por más de nueve años Damiana soportó agresiones físicas y psicológicas de su esposo Humberto Kanchi, hasta que el lunes éste cumplió la amenaza de acabar con su vida. El agresor fue aprehendido en tres ocasiones años atrás, pero sus familiares conciliaron y tramitaron su libertad. Ahora la Policía lo busca porque es el principal sospechoso de feminicidio.

La odisea para Damiana comenzó cuando tenía 20 años (dos años después que su hija mayor naciera); el marido constantemente peleaba con ella, la golpeaba y hasta la amenazaba con quitarle la vida, así lo desveló su hermana Cecilia.

“Desde sus 20 años le pegaba, siempre se alzaba cuchillo pero nunca le hizo nada, hasta que ahora (lunes) le ha matado. Mi hermana siempre andaba con golpes, tenía golpes en la cara, en el cuerpo, le dejaba moretes”, contó Cecilia con la cabeza gacha. De repente comenzó a llorar al recordar los duros momentos que sobrellevó Damiana, o como sus familiares y amigos la conocían, Damiana.

El carácter violento de Humberto Kanchi Carimallo, según Cecilia, se manifestaba debido a sus celos; siempre discutían y peleaban, mucho más en las fiestas. 

“Tres veces estaba adentro (aprehendido) y su mamá le sacaba, no sabemos por qué (Damiana) nunca le dejó, ella sólo sabía, no sabemos si el hombre la amenazaba, pese a que tenía los papeles del divorcio hechos pero nunca terminó el proceso”, contó.

La directora de la FELCV, capitana Jaquelin Quisbert, confirmó que Humberto en 2006 –cuando aún funcionaba la Brigada de Protección a la Familia–, fue denunciado por Damiana tras agresiones físicas y psicológicas, pero en esa época se llegó a una conciliación.

Sin embargo, a raíz de las denuncias realizadas en 2013 y 2014, los casos fueron derivados al Ministerio Público y por esa razón fue aprehendido, pero con la intervención de la familia de Humberto, volvió a salir libre. 

UNA DESPEDIDA ADELANTADA

Debido a las acciones violentas de Humberto, Damiana y su familia siempre estaban atentas a cualquier desmán que se podría presentar.

Es así que el domingo 8 de noviembre, Damiana se alistó para ir a una fiesta en Molle Molle; su esposo había ido mucho más antes al lugar. En la noche, Juana (amiga) le llamó para que se apurara en acudir al ágape.

En la fiesta consumieron bebidas alcohólicas y, como siempre, comenzaron a pelear, y para evitar más conflicto, Damiana retornó a su domicilio en la zona de Alto Munaypata.

A decir de la hermana de Damiana, Humberto le preguntó a Juana dónde estaba su esposa, “Para qué la sigues buscando, se fue con otro hombre, ven sigamos tomando”, le dijo, contó.

Humberto retornó a su casa fuera de sí, su hija de 11 años le había dicho: “Papi, por favor no la pegues a mi mamá” él apagó la luz de su cuarto, le asestó una puñalada en la espalda y Damiana gritó, es así que la niña ingresó y observó la agresión.

El padre la amenazó con matarla si avisaba o llamaba a alguien, pero ella logró escapar al segundo piso con su madre. “Le arrastró hasta afuera y mi hermana (Damiana) apenas subió hasta el segundo piso, escaparon del agresor la niña y la madre. Mi hermana ya sabía que le iba a matar y se despidió de su hija, le había dicho: 'me va a matar tu papá, vas a cuidarte'. Arriba le terminó de matar”, compartió entre sollozos el relato que le había hecho la sobrina a Cecilia.

La niña salió de su casa dejando a su madre y fue a buscar ayuda; su padre la persiguió una cuadra pero no la alcanzó y volvió a la casa; la pequeña acudió donde su abuela y su tía a comunicar lo que había pasado, juntas volvieron pero encontraron a Damiana muerta y advirtieron que el agresor había escapado.

Hasta ayer la Policía seguía movilizada en busca del feminicida que aún está prófugo. 

MUJER TRABAJADORA

Damiana todos los días salía de su casa a las 5:00 para ir a comprar plátanos del camión para luego venderlos en el puesto que tenía en el Mercado Campesino, ella era el sostén de su hogar y de sus hijas.

Humberto es conductor de un microbús y continuamente desaparecía de su casa.