martes, 14 de agosto de 2018

Cochabamba: Banda criminal camuflaba negocio de prostitución y trata de blancas en restaurantes


A simple vista eran restaurantes, pero detrás de esos muros se escondían negocios de servicios sexuales que tenían entre sus trabajadoras a menores de edad de 16 y 17 años. Una de ellas está embarazada.

La Fuerza Especial Lucha Contra el Crimen (FELCC) descubrió que tres establecimientos de comida de Shinahota incurrían en trata y tráfico de personas. Los propietarios de los supuestos restaurantes, una mujer de 27 años y un hombre de 33, captaban a sus víctimas a través de insistentes llamadas telefónicas y mensajes.

Es de esa manera que convencieron a dos menores de edad, una de 17 y orea de 16 años, ambas de un municipio del Valle Alto de Cochabamba, para que viajen hasta Shinahota el pasado fin de semana.

Cuando las adolescentes abordaron el bus hacia su destino, por inmediaciones a la avenida 9 de Abril, personal de la División Trata y Tráfico de Personas de la FELCC las detuvo.

Contaron que recibían un pago de 35 bolivianos por cada caja de cerveza que tomaban junto los clientes y 10 bolivianos por cada balde de guarapo.

Tras tomar la declaraciones de las menores, la FELCC tomó la decisión de viajar al Trópico e intervenir dos locales de los que dieron referencia las menores. Cuando llegaron a Shinahota hallaron tres negocios involucrados. “Los dueños se conocían entre ellos”.

Entre los clientes encontraron a un funcionario de la Intendencia de Shinahota que, aprovechando el estado de ebriedad de una de las trabajadoras de 16 años de edad, intentaba aprovecharse de ella.

La Policía rescató a cuatro menores de edad de entre 16 y 17 años, además de a una joven de 18. Todas fueron derivadas a hogares.

Los propietarios de los negocios y el funcionario fueron detenidos y puestos a disposición del Ministerio Público.

Familia

La Policía convocó a los familiares de las menores de edad rescatadas para que las recojan de los hogares a los que las derivaron.