jueves, 7 de junio de 2018

Sucre: Desnaturalizada madre golpeó a su hija adolescente y fue enviada a prisión

Los hechos de violencia permanente contra niños y adolescentes por lo general se suelen destapar cuando algo grave ocurre con las víctimas. La historia de una adolescente de 13 años así lo corrobora. Su madre le abrió la ceja con una caldera llena de agua que no estaba hirviendo; la lesiones fueron consideradas como graves y la progenitora ahora está en la cárcel San Roque detenida preventivamente.
El responsable de la Defensoría Municipal de la Niñez y Adolescencia del Distrito 3, Paolo Romay, informó que la adolescente de 13 años fue víctima de violencia física y psicológica de parte de su madre desde pequeña. “Desde que tiene uso de razón”, precisó la jueza 3° de Instrucción en lo Penal de la Capital, Ximena Mendizábal, al señalar que ese dato fue referido por la víctima en la entrevista psicológica a la que fue sometida.
 
A las 3:00 de la madrugada del pasado jueves, la madre de la adolescente y su padrastro empezaron a discutir y cuando la niña estaba apaciguando a ambos, la progenitora le dio un golpe con la caldera en la cara y le abrió una ceja. La muchacha hizo parar el sangrado como pudo y recién a las 7:00 fue a la casa de su abuela a avisar lo que le había pasado. Consternada, la abuela inmediatamente denunció la agresión ante la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Allí se conoció que la muchacha es víctima de su madre de manera permanente. Hasta antes de lo sucedido, la obligaba a trabajar en su pensión pelando papas y lavando platos por varias horas, a tal punto que no tenía el tiempo suficiente para dedicarse a sus estudios y menos para cumplir con sus tareas porque se sentía muy cansada.

La adolescente contó que una semana antes que ocurriera el hecho denunciado, contó que por un descuido hizo quemar el arroz y su madre le amenazó con clavarle un cuchillo grande.

Bajo estos antecedentes, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia presentó una denuncia ante el Ministerio Público que imputó a la agresora por violencia familiar y lesiones graves. El domingo se realizó la audiencia de medidas cautelares y la Jueza ordenó la detención preventiva de la madre en San Roque. La víctima tiene 15 días de impedimento.