sábado, 6 de mayo de 2017

La Paz: Joven muere brutalmente golpeado por sus compañeros y en su curso hacen pacto de silencio (ver fotos)


Luis Fernando Gonzales Quispe era un joven de 17 años, él falleció la noche del pasado lunes por una golpiza presuntamente propinada por dos de sus compañeros de colegio cuando compartían bebidas alcohólicas en una casa ubicada en el barrio Wilacota, en la zona Sur de La Paz. 

Según indagaciones preliminares de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), el fallecido era estudiante de la promoción de un colegio de la zona Sur. Habría sido víctima de bullying por los acusados de cometer el homicidio, dos jóvenes de 17 y 18 años que eran sus compañeros de curso. 


"Habían tenido problemas de jóvenes desde colegio porque parecía que le hacían a un lado a uno y hay algo de bullying de por medio por parte de las personas que han participado de este hecho”, informó el director de la FELCC zona Sur, Jesús Bejarano, en la red ATB.

Tras cometer el crimen, el cuerpo del joven fue trasladado al patio de la casa, donde permaneció hasta ser llevado a la morgue del Hospital de Clínicas. Los presuntos culpables fueron aprehendidos y confesaron el hecho ante la Policía.

Esta jornada algunos familiares de la víctima se apersonaron hasta la morgue para reconocer el cuerpo que, según ellos, se encuentra muy maltratado por la brutal golpiza que recibió.

"Mi sobrino era un joven estudioso, le gustaba el deporte y era amable. Tenemos mucho dolor. Nosotros no estamos conformes con la investigación de la Policía. No tenemos abogado, por eso pido ayuda para llegar hasta el fondo, porque mi sobrino está con la cabeza muy maltratada y lleno de moretes en el cuerpo”, señaló Max Quispe, tío de la víctima.

Mientras, la madre de la víctima, Mercedes Quispe, recordó que su hijo le anunció su decisión de estudiar y luego irse al cuartel a cumplir su servicio militar.

Los padres desconocen si el fallecido fue víctima de bullying en su colegio; sin embargo, éste escribió en su cuenta de Facebook: "Me cambiaré de escuela”.

LA FAMILIA

Los ojos de Mercedes Quispe, la madre de Luis Fernando Gonzalo -el adolescente que murió el pasado lunes por bullying- se secaron ayer de tanto llorar su pérdida.

"¿Por qué a él? Él era bueno, nunca ha bebido una gota de alcohol, nunca me hizo llorar y ahora he llorado tanto por él que ya no tengo ni lágrimas”, declaró compungida la mujer sentada al pie del ataúd de su hijo.

El velorio se armó en la sala de su casa. Una vivienda humilde en la que la familia Gonzalo cultivaba plantas para subsistir. 

Luis tenía 16 años y en 46 días -el 19 de junio- cumpliría 17 y este año salía bachiller, pero lamentablemente el pasado lunes perdió la vida en manos de uno de sus compañeros de la promoción y de un excompañero de colegio.

El informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) indica que el adolescente fue víctima de bullying de ambas personas.

"Jamás nos dijo que tenía problemas de esa naturaleza. Si fuese así, nosotros hubiésemos ido a reclamar”, afirma su padre Plenio Gonzalo, que asegura que sigue sin asimilar lo que sucedió con el menor de sus tres hijos.

"Sólo quiero justicia y que sus compañeros de colegio colaboren, al igual que los maestros”, exclamó el hombre al acercarse al ataúd blanco de Luis.

PACTO DE SILENCIO

Una de las compañeras de aula de Luis aseguró que el miércoles al enterarse de ese suceso "todos en el curso quedamos tontos”, añadió que tras una breve reunión se hizo un pacto. "En el curso se hizo un voto de silencio. Nadie va a hablar de nada”, dijo.

Sin embargo, aseguró que Luis fue un chico muy tranquilo, alegre y sin problemas. "Nos enseñaba física”, afirmó.

Aseguró que su otro compañero -quien confesó el crimen- El Tequila, así como lo conocían sus compañeros, "era de carácter fuerte y bebía mucho incluso cerca de aquí (de su colegio ubicado en la zona Sur)”.

La adolescente relató que la información de la muerte de su compañero les cayó como un "balde de agua fría”, más cuando se enteraron que murió por golpes que le propinó otro de sus compañeros. Por eso, en una reunión que realizaron decidieron colocar un crespón negro en la puerta del curso sexto C y cerrar ese ambiente. 

"Hemos tomado esa decisión porque algunos queríamos ir al velorio, pero el director nos dijo que no podíamos salir”, contó. Evitó hablar del tema y se alejó.

El 23 de abril, Luis escribió en su muro de Facebook: "Me cambiaré de escuela”. ¿Por qué quería cambiarse de escuela?, es una pregunta sin respuesta. Su hermano, Álex, dijo que este mensaje no significa una denuncia de bullying sino "fue un reto”.

El viceministro de Educación Regular, Valentín Roca, ya instruyó la investigación del caso, por lo que ayer una comisión de la Unidad de Transparencia del ministerio y personal de la Dirección de Educación acudieron al establecimiento. 

Aunque un par de horas antes, en el ingreso al establecimiento los compañeros de Luis pidieron a su director ir al velorio. Éste les dijo que llevarían el estandarte del establecimiento.

Página Siete intentó conversar con el director, pero no volvió a salir. Tras un tiempo prolongado de espera, un grupo de estudiantes salió con un ramo de flores, se subieron a un taxi y partieron rumbo al velorio.

En tanto, el asesor del curso, Adalid Contreras, contó que académicamente Luis tenía una conducta buena y su desarrollo escolar era aceptable.

"Ningún maestro informó que tenía problemas con él”, dijo .

"Mi hijo no tenía problemas, pero lo golpearon tanto en el cuerpo que hasta le partieron el cráneo y le falta un pedazo de piel en su pierna. Pido ayuda a las autoridades”, añadió sumido en llanto don Plenio, su padre.

El Gobierno ordena reforzar la formación en valores

El viceministro de Educación Regular, Valentín Roca, instruyó a los maestros de todas las unidades educativas del país reforzar la formación en valores de los estudiantes.

"Desde el sistema educativo estamos reiterando (con un instructivo) de que los maestros deben tomar acciones en aula para un trabajo de reflexión y de análisis que permitan trabajar este aspecto con los estudiantes y con la familia”, afirmó ayer Roca, al asegurar que los padres son el pilar fundamental en la formación de los jóvenes.

De acuerdo con una de las representantes de los padres del colegio donde sufrió bullying Luis Gonzalo, "los padres ya no inculcan valores y respeto al prójimo. Es importante conversar con nuestros hijos sobre eso”.

Roca recordó que el artículo 109 de la Resolución Ministerial 01/2017 instruye realizar actividades para evitar actos violentos y discriminación. 

Hace dos semanas, Página Siete informó que en 2016 cinco alumnos fueron expulsados por realizar actos de bullying.