jueves, 21 de julio de 2016

Sucre: Adolescentes son llevadas con engaños a Potosí


La historia es esta: según el expediente, dos mujeres, que aparentemente radican en Potosí, emplearon a dos adolescentes que reclutaron en Sucre, en un par de boliches de una de las zonas más viejas de la Villa Imperial. Las pusieron a vender cerveza y les pagaron Bs 2 por cada botella vendida a sus eventuales clientes, mientras las tuvieron en su poder. Para interesarlas, les dijeron que iban a atender un próspero negocio de abarrotes y que iban a recibir un sueldo de Bs 1.000 cada una. Ocurrió en 2012. Actualmente, hay un juicio oral en trámite en contra de las dos mujeres por el delito de trata de personas.

Una de las primas de las dos menores de edad en cuestión las convenció para que aceptaran el empleo. Ésta, sin embargo, nunca presentó una denuncia contra las mujeres demandadas.

¿Cómo se descubrió el caso? Según el expediente –así lo aseguró el juez del Tribunal de Sentencia Nº 2 de la Capital, Esteban Monzón, que conoce el caso desde mayo pasado–, una de las menores fue atacada con un arma punzocortante en octubre de 2012 por uno de los clientes que frecuentaba el lugar. Su padre reaccionó de inmediato, investigó y descubrió que las menores no trabajaban en una tienda de abarrotes, sino en un local donde se expendían bebidas alcohólicas.

“Eran objeto de tocamientos y de acoso por parte de los clientes”, dijo Monzón, tras revisar el expediente que tenía en sus manos, según la imputación. 

En el lugar, trabajaban otras menores en la mismas condiciones –unas siete u ocho–, por lo que algunas de ellas pudieron haber sido prostituidas, aunque ello no se estableció plenamente. 

El caso fue denunciado en 2012 contra las ciudadanas Nieves y Ruperta, y todo este tiempo siguió un tortuoso proceso judicial. Monzón, cuyo tribunal se ocupó ayer del caso en una audiencia, reveló que la defensa interpuso un recurso de excepción: pidió la extinción de la acción penal por duración máxima del proceso. 

El juez dijo que imprimirá la mayor celeridad posible en el caso para que éste termine pronto con una resolución que le dé la razón al Ministerio Público o a la defensa.