sábado, 2 de julio de 2016

Santa Cruz: Fue a mostrar un terreno a su primo y terminó enterrado


René Coaquira Romero, de 42 años, salió el miércoles con su primo hermano, Jaime (28), a cerrar un trato por un lote de terreno ubicado en la urbanización Techo (al final de la avenida Virgen de Luján) y acabó muerto y enterrado en una fosa, de donde agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) extrajeron el cuerpo para iniciar las investigaciones correspondientes.

Ante los acontecimientos, el principal sospechoso es Jaime Coaquira, puesto que ha desaparecido y no se descarta que hubiera salido del país.

El infortunado hombre fue torturado antes de morir, lo que hace suponer que en el delito intervino más de una persona. En la morgue, un médico forense examinó el cadáver y comprobó que René murió por causa de una herida profunda con arma blanca en el paquete vásculo nervioso del lado derecho del cuello.

La víctima también tenía la nariz rota y presentaba heridas en la cabeza y en el abdomen, además de varios hematomas en el cuerpo.

Lo instan a presentarse

Coaquira era comerciante, tenía una tienda en su casa (en el barrio 12 de Abril) y trabajaba como taxista en un vehículo que su primo le había vendido, pero faltaba regularizar los papeles, según Ovidio Acuña, sobrino de la esposa del difunto. 

Jaime visitó a René el miércoles y le propuso hacer cambio de nombre de los documentos del vehículo para que todo quede en regla. Después ambos se fueron al terreno que el sindicado estaba pagando a crédito a una empresa. La idea era que René amortice las cuotas, pues Jaime dijo que se iba por tres años a Chile, a trabajar.

Se ignora qué ocurrió, pero el mayor Marco A. Tórrez, jefe de la Felcc de la Pampa, presume que lo mataron en un lugar y fueron a enterrarlo en el lote de la avenida Virgen de Luján.

Los autores condujeron el motorizado del occiso y lo abandonaron cerca de su domicilio. Tenía manchas de sangre en el interior, lo que hace suponer que lo transportaron en su propio vehículo para sepultarlo en una fosa de un metro y medio de profundidad. “La esposa de René desconfiaba de Jaime. ¡Jaime!, presentate a la Policía y asumí tu responsabilidad”, le pidió Elizabeth Rollano (vecina) por los medios de prensa.