domingo, 5 de junio de 2016

Tarija: Ladrón entra a un domicilio y estrangula a un adolescente de 15 años


Eran las 2.30 de la madrugada, el menor de 15 años pasó del sueño a una pesadilla inenarrable, un sujeto, con la intención de robar, ingresó al cuarto donde dormía y al ver que estaba el muchacho y que pedía auxilio a gritos, empezó a estrangularlo. El delincuente, Pablo Esteban Castillo Flores de 19 años, ahora guarda detención en las celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

El hecho sucedió en una vivienda del barrio San José, sobre la calle Colón. Según el relato de los familiares, a esa hora fueron despertados por gritos de auxilio que parecían provenir de la calle y como por el barrio suelen haber riñas y reyertas, salieron hacia la calle, pero no había nada, sólo uno se dio cuenta que era en la propia casa, en el segundo piso.

Gritos

El tío inmediatamente sintió los gritos del muchacho, entró a la habitación y pilló al delincuente estrangulando sobre la cama al menor que ya no podía gritar. Lo agarró de la espalda y lo tiró a l suelo y empezó a golpearlo para reducirlo, luego otro familiar lo ayudó y juntos inmovilizaron a Castillo.

El adolescente estaba ensangrentado, lleno de susto e inmediatamente fue atendido por las tías, mientras otros miembros del grupo familiar empezaron a despertar, unos le sacaron fotos al agresor y otros pidieron ayuda a la policía telefónicamente.

El sujeto, en el suelo, intentó explicar su conducta, dijo que había sido mandado por otros para un ajuste de cuentas, etc., pero “¿cómo un niño puede tener problemas como para que sea un ajuste de cuentas?”, preguntó la tía. 

“La policía nunca llegaba, pasaron al menos 30 minutos, entonces sacamos el automóvil y como la FELCC queda a tres cuadras, junto a mi hermana fuimos a pedir ayuda, mientras mi hermano junto a mi esposo mantenían en el suelo al intruso”, contó. 

En esa fuerza del orden dieron como positiva la denuncia y recién enviaron un patrullero, ingresaron los uniformados, el cuarto del adolescente estaba un desastre, sacaron fotos y se llevaron a Castillo. 

Luego de la revisión que le hicieron, encontraron que llevaba un cuchillo en la espalda y otro en el bolsillo interior de la chamarra. En ese momento los policías afirmaron que estaba drogado y que ya tenía antecedentes de asalto a colegiales y por robo de celulares.