miércoles, 15 de junio de 2016

Santa Cruz: Médico negligente deja gasa en el estómago de una mujer


Un médico identificado como Chi H. Ch. fue denunciado por su paciente por los delitos de lesiones graves y leves, y comisión por omisión, ya que el 19 de febrero cuando la operaron de la vesícula, le dejó una gasa en su estómago, situación que casi le provocó la muerte.

Ayer ese profesional debía prestar una declaración informativa en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la zona de "Los Tusequis" en la ciudad de Santa Cruz, pero el actuado se suspendió por la ausencia de su abogado defensor.

La señora Roxana Challapa Aguilar de 36 años agobiada por su estado de salud, se dirigió a una clínica particular situada en el sexto anillo de la carretera al Norte. Ingresó al quirófano el 19 de febrero de este año para una intervención laparoscópica.

Pero, no se le practicó lo planificado y fue una operación abierta. Dicha labor médica fue aparentemente un éxito, sin embargo, con el pasar de los días la mujer comenzaría a sentir varios malestares, situación que fue de conocimiento del médico que la trató y quien no dio mucha importancia, señalando que se trataría de gases o un problema de apéndice.

La señora volvió una semana después, pero no había un diagnóstico a su dolencia. Por el contrario el médico se molestó con su paciente porque le buscaba todo el tiempo.

Ante ese maltrato, la señora acudió a otro médico a fin de ser sometida a nuevos estudios. De acuerdo a los resultados se estableció que la paciente debía ser operada de emergencia, ya que su vida corría peligro, porque había la presunción que en la primera operación le habrían perforado los intestinos.

Aquello fue alertado por una tomografía que se le practicó, cuyo resultado era la presencia de una mancha negra y se presumió de la existencia de pus acumulada por algún tipo de infección. El 21 de mayo, la mujer fue sometida a una intervención quirúrgica y con sorpresa le sacaron del sector del estómago una gasa de diez centímetros por 35 de longitud.

Una vez repuesta la señora, denunció a su primer médico y exigió justicia por la mala práctica de la medicina. Asimismo, pidió que se le prohíba operar por ser un peligro.