sábado, 25 de junio de 2016

Cochabamba: Hombre de 45 años fue abatido a balazos


Ayer faltaban unos minutos para las ocho de la mañana, cuando un matrimonio salió apurado de su casa, en Arocagua, para llevar al colegio a sus hijos, como cada mañana. En segundos, la rutina familiar se convirtió en una tragedia. Un sicario asesinó con cinco tiros al padre e hirió a la madre en presencia de sus dos hijos, antes de huir con un cómplice a bordo de una motocicleta.

La comandante de Sacaba, coronel Lidia Senzano, confirmó que, lamentablemente, una niña de 7 años y su hermano de 17 fueron testigos del crimen y están aterrorizados por lo sucedido. Ambos, vestidos con su uniforme escolar, acababan de subir al asiento trasero de una camioneta roja doble cabina Toyota estacionada frente a su vivienda, mientras su madre se acomodaba en el asiento del copiloto y el padre abría la portezuela para llevar a su familia. 

En ese instante, un hombre que ya esperaba a unos metros se acercó a la camioneta y disparó seis tiros. Cinco alcanzaron a Víctor Sánchez Rojas, de 42 años, matándolo en el acto y el sexto impactó en el muslo de su esposa, cerca de la cadera. El adolescente abrazó a su hermanita que gritaba desesperada. El criminal no robó nada. Luego de ver caer muerto a Sánchez, cruzó al frente corriendo y su cómplice lo recogió en una moto. Lograron huir. La mujer herida fue trasladada a la clínica Los Olivos. 

HIPÓTESIS 

Senzano dijo que por las características del crimen se sospecha de un ajuste de cuentas o venganza. Fuentes ligadas a la investigación, que pidieron la reserva de su identidad, comentaron que si bien la víctima no tiene antecedentes por narcotráfico, un hermano suyo sí los tiene y permanece detenido en Argentina por este delito. Existirían versiones de que el hombre abatido sería sospechoso de haber denunciado a su hermano, pero no han sido confirmadas y es necesario cruzar información.