sábado, 9 de abril de 2016

Estados Unidos: Liberan a un hombre que pasó 33 años encarcelado por error



El tribunal del Estado Virginia ordenó el jueves la liberación de un ex marinero estadounidense que ha pasado 33 años en prisión acusado de asesinar a un hombre y violar a la esposa de éste en Newport en 1982.

Keith Allen Harward, de 60 años, fue condenado sobre la base del testimonio de dos expertos que dijeron que las marcas de mordeduras encontradas en las piernas de la víctima de violación coincidían con sus dientes, pero gracias a las nuevas pruebas de ADN realizadas logró demostrar su inocencia ya que la fiabilidad de las marcas de mordidas como prueba en un juicio criminal en los Estados Unidos se ha visto seriamente cuestionadas en los últimos años. 

La decisión, del Tribunal del Estado de Virginia, se produjo un día después de que el fiscal general del estado, Mark Herring, dijera que creía que Harward era inocente. 

"Es desgarrador pensar que Harward pasó más de la mitad de su vida tras las rejas siendo un hombre inocente", dijo Herring. "El Estado no puede devolverle todos esos años de injusto encarcelamiento, pero podemos decir que nos hemos equivocado, que lo sentimos, y que estamos trabajando para que situaciones como ésta no se repitan." 

El ADN encontrado en la escena coincide con la de Jerry Crotty, que murió en una prisión de Ohio en 2006 en la que cumplía condena por otro delito, dijo Herring. 

Crotty había sido un compañero de tripulación de Harward en el momento del asesinato y violación, de acuerdo con el Proyecto Inocencia, una institución legal sin fines de lucro que se encarga de aquellos casos en los que después de la condena pruebas de ADN pueden llegar a demostrar la inocencia del condenado.