martes, 12 de abril de 2016

Beni: Dan 20 años de cárcel a reo que violó a una niña

20 años de prisión recibió un recluso que violó a una niña de 11 años que vivía con su padre en la cárcel de la ciudad de Trinidad, informó la Fiscalía General del Estado.

El Tribunal Primero de Sentencia de Trinidad dictó la condena por violación para Fernando Miranda Acosta, de 59 años, quien se encontraba en el penal beniano de Mocoví con detención preventiva por otro delito, según un comunicado del Ministerio Público.

El suceso se produjo una noche en que la menor salió de la celda donde vive con su padre y fue interceptada por Miranda, quien después la amenazó para evitar que lo denunciara. 

Una comisión de fiscales se trasladó a Mocoví con un equipo multidisciplinario para investigar el caso y descubrir si hay otras víctimas del sentenciado.

La fiscal de Distrito, Mabel Martínez, expresó su preocupación por el hecho de que el reo no se encontrara "en su celda o dentro de un pabellón".

NIÑA DE 8 AÑOS 

El pasado viernes, la justicia envió a la cárcel a un ciudadano de 59 años de edad, por el delito de violación. La madre realizó la denuncia luego de estar nueve años fuera del país.

El Tribunal 1º de Sentencia de Trinidad condenó a 23 años de privación de libertad a Zoylo Carrillo Humaza, quien abusó de un menor que estaba a su cuidado desde sus 8 años de edad, explicó la Fiscal Martínez.

PALMASOLA

En Santa Cruz , la Policía descubrió, la semana pasada, el caso de un recluso mató a su esposa hace unos meses y la enterró en su celda en la cárcel de Palmasola, la más conflictiva del país. El reo cumplía una sentencia de 30 años de prisión por asesinar a su exnovia en 2013.

Los agentes retiraron el cuerpo de la celda del hombre, identificado como Marco Antonio Ramírez Colque, después de que un cómplice suyo lo denunciara porque no le pagó un dinero que le había ofrecido a cambio de su ayuda.

DEFENSORÍA 

Según la Defensoría del Pueblo, en Bolivia se observa la violencia creciente y transversal que afecta principalmente la vida y la integridad de la niñez y la adolescencia, y que se expresan en las cifras de infanticidios, violencia sexual y trata y tráfico. La mayor incidencia, tanto en cantidad como en crueldad y saña, afecta a las mujeres.