martes, 15 de marzo de 2016

Cochabamba: Explotó una garrafa y quemó a una familia mientras cocinaban


Ayer por la mañana, llegó hasta emergencias del Hospital Clínico Viedma una familia de siete integrantes quienes fueron víctimas de un incendio que les quemó las manos y los pies. Uno de ellos está muy grave, mientras que los niños tienen fuertes quemaduras en los pies ya que el fuego derritió la goma de sus abarcas. Los siete integrantes de esa familia tienen los pies y manos vendados y esperan que sus heridas se curen raudamente.

Son siete integrantes entre ellos Teófilo Felipe Mamani (el padre), María (la madre), los hijos Carlos (16), Paulina (14), Norma (11), Raúl (5) y un bebé de un año de edad.

La familia es proveniente de la localidad de Tacopaya, en la provincia Arque. Fueron auxiliados por gente que vive en el lugar, y gracias a ellos es que llegaron hasta Cochabamba. Todas las víctimas llegaron en estado consiente.

El domingo por la noche, los niños estaban realizando sus tareas escolares para asistir al día siguiente a la escuela, fue ahí que uno de ellos sintió hambre y pidió comida, la madre quiso preparárselos pero sintieron, directamente, la explosión que los puso en desesperación.

El padre relató que por el fuego no pudo abrir la puerta e intentó abrir la ventana, pero como esta estaba asegurada tuvo que romperla a patadas para salvar a su familia de una inminente tragedia que podía acabar con sus vidas.

Sacó a sus hijos por la ventana pero pese a ello no pudo evitar que sufran quemaduras en sus cuerpos.
La madre tiene el 15 % de quemaduras en la superficie corporal en primer y segundo grado pero muy superficial, y los varones se encuentran con quemaduras del 5 %, actualmente se encuentran estables y ya fueron internados. Actualmente estarían siendo atendidos por médicos de la especialidad.

Un sujeto que se encontraba en puertas de emergencias del Hospital Viedma, declaró que la atención a esta familia por parte del personal del hospital no fue inmediata que tuvieron que esperar por lo menos unos 40 minutos.

“Abajo, por los pies ha empezado a quemar, por la venta quería saltar pero no se ha podido y a patadas lo he rompido la ventana. A las 22:00 las wawas estaban haciendo su tarea, y uno de ellos ha pedido comidita y ahí se ha prendido el fuego y todo se ha quemado. Parece que la llave de paso no estaba bien cerrado o habrá sido la manguera que no estaba bien instalada”, relató el padre en medio de llanto e impotencia al ver a toda su familia vendada y con cuidados intensivos médicos.