miércoles, 3 de febrero de 2016

Santa Cruz: Desnaturalizada madre golpea a su bebé y lo deja al borde de la muerte


Tiene apenas tres meses y su vida depende a un respirador artificial y de un milagro. Se trata del niño Juan Marcos, que fue ingresado al hospital de Niños Mario Ortiz el pasado lunes con muerte cerebral, tras recibir una brutal golpiza que hoy lo tiene al borde de la muerte. Arturo Galarza, director del hospital, señaló que son escasas las posibilidades de que la criatura sobreviva, debido a que los daños ocasionados en la cabeza son irreversibles. "El niño presentó múltiples hematomas y equimosis en el cuerpo, solo un milagro de Dios haría que pueda recuperar su vida normal", expresó. La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de la localidad de La Guardia tomó conocimiento del hecho después que la madre, Isabel Putaré Ramos (18), entró en contradicciones ante los médicos al momento de llenar el historial clínico del bebé.

Seguidamente se convocó la presencia del padre, Marcos Berríos Mera (50), quien quedó detenido por no alertar de la violencia que venía sufriendo su primogénito. Ayer por la tarde la juez Roxana Encinas dispuso la detención preventiva en la cárcel de Palmasola por el supuesto delito de tentativa de infanticidio de la madre mientras que para el padre le dictó medidas sustitutivas a su detención. "Perdono a mi mujer por lo que le hizo a mi hijo, ella sufre de trastornos", fueron las expresiones de Berrios a la salida de su audiencia.

Según la abogada de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de La Guardia, Margoth Cervantes Alvarez, la mujer aduce que sufre de crisis nerviosa y trastornos mentales y que en primera instancia aseguró que se cayó pero luego admite que mucho lloraba y por eso lo golpeó y cuando su bebé convulsionó lo condujo de urgencia al Hospital de Niños. La mujer no mostraba señales de arrepentimiento. De su lado, su pareja cubriéndose el rostro con una toalla dijo no haber participado en la golpiza de su hijo. "Yo me encontraba trabajando y nunca agredí a mi hijo, su madre era quien lo golpeaba", expresó deslindando responsabilidad. La Defensoría solicitará que la mujer sea sometida a una evaluación sicológica para determinar si sufre de trastornos mentales o es una coartada para lograr zafarse de una sanción penal de hasta 30 años de cárcel. Hasta el cierre de edición, la menor no había mostrado signos de mejoría por lo que su estado de salud es grave.