lunes, 18 de enero de 2016

Tarija: Hallan herido en fondo de una quebrada a un basquetbolista apodado "·MARMOTA" (ver vídeo)



Alrededor de las 20.45 del domingo, el basquetbolista Julio Mendoza Medrano, más conocido como “Marmota”, fue encontrado por los bomberos de la Policía Boliviana en una quebrada de la zona de Obrajes, a una profundad de unos 15 metros, a donde había caído unas dieciocho horas antes, y fue llevado a la clínica Santísima Trinidad. Dos personas han sido arrestadas con fines investigativos.

El comandante departamental de la Policía Boliviana, coronel Walter Valda, indicó que luego de recibir la denuncia de la desaparición de Mendoza, se ha movilizado al personal de Bomberos, Patrulla de Auxilio y Cooperación al Ciudadano (PAC), Grupo Delta, Radio Patrullas 110 y otras unidades, hacia la zona de Obrajes, donde el desaparecido había sido visto por última vez. “Luego que nos hacen conocer el caso, se lo ha buscado a este joven, y se lo encontró con vida, pero está en estado delicado de salud”, dijo.

De acuerdo a lo averiguado por investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), al mediodía del sábado, Mendoza había ido a un cumpleaños en proximidades del hotel Los Parrales, zona Aranjuez, donde salió alrededor de las 03.30 del domingo en su vagoneta marca Nissan Pathfinder, de color plateado, presuntamente con la intención de regresar a su domicilio.

Minutos después, en inmediaciones de Obrajes, el vehículo detenido fue divisado por unos guardias que resguardan el domicilio del alcalde municipal, por lo que se acercan para ver qué ocurría. “Cuatro guardias fueron hacia donde estaba el conductor, a quien le dicen que salga y si podrían ayudarlo a llegar a su casa”, relató.

Mendoza baja del vehículo y les indica que vive a unas cuadras del lugar, por lo que no era necesario que lo acompañen, entonces él empieza a caminar y, de repente, empieza a acelerar sus pasos hacia el sector de la iglesia de Obrajes, camino a Coimata, donde lo pierden de vista, entonces, los guardias llaman a la Policía, y el caso es derivado a efectos de la Estación Policial Integral (EPI) ubicada en el barrio Senac.

Unas horas después, los familiares se enteran de la desaparición, por lo que se dirigen hacia la FELCC para averiguar y ver si, tal vez, Mendoza fue conducido a esas instalaciones, pero como no estaba ahí, acuden al hospital regional San Juan de Dios, por si había sido trasladado, pero tampoco lo hallan.

En la tarde, la pareja de Mendoza sienta formalmente la denuncia de desaparición y la Policía inicia rastrillajes por el sector del hotel Los Parrales. “Se buscó todo el día, se entrevistó a todos los que lo interceptaron, y se hizo la búsqueda por la iglesia de Obrajes”, señaló Valda.

Ya en la noche, bomberos y la Brigada Especial de Rescate y Salvamento (Bersa) atraviesan una barda y observan una quebrada, a la que ingresan con linternas y a las 08.45 encuentran a Mendoza a unos quince metros de profundidad. “Tiene una lesión cortante en la frente, los bomberos le hicieron los primeros auxilios para trasladarlo a la clínica Santísima Trinidad, ya que el joven cayo unos 15 metros a la quebrada”, mencionó.

En jefe de la cuadrilla de turno de los bomberos, suboficial William Vargas, mencionó que previamente había revisado varias quebradas en la zona, inclusiva una de unos 60 metros de profundidad. “Fue un arduo trabajo en la noche, se hizo un descenso de 60 metros de altura, se hizo llamado de esta persona, hasta que entran a una quebrada de difícil acceso, donde lo encuentran”, manifestó.

Cerca de las once de la noche, el médico forense Jorge Daza se encontraba en la clínica Santísima Trinidad a la espera de revisar al paciente con el objetivo de determinar el tipo de lesiones y las posibles causas de las mismas.

Los guardias municipales que vieron a Mendoza antes de que sea reportada la desaparición, han sido arrestados con fines investigativos.

 POLICÍAS MUNICIPALES LO GOLPEARON Y CAYÓ AL BARRANCO 

Javier Mendoza, hermano de Julio Mendoza “Marmota”, en entrevista exclusiva a radio Fides contó la versión que dio el deportista según la cual fue agredido y robado por policías municipales y que en su huida cayó a un barranco.

Dijo que Julio se halla en terapia intensiva para observación, pero que su estado no reviste mucha gravedad. Explicó que su hermano tiene coágulos en la cabeza y una fisura en una vértebra, que lo mantendrá alejado de la actividad deportiva durante un tiempo.

Contó que en horas del mañana del domingo encontraron el vehículo del basquetbolista en la Estación Policial Integral del barrio Senac, donde les informaron que fue hallado sin el conductor, posteriormente contactaron a un policías de la guardia municipal y con los datos de uno de ellos iniciaron la búsqueda en horas de la tarde pero sin poder dar con el paradero de Mendoza y que casi a las 19.00 con la información de otro policía municipal que dio otra versión, el deportista pudo ser hallado en una quebrada de donde pudo finalmente ser rescatado cerca dela 20.30

Entre ayer y hoy se manejaron dos hipótesis sobre lo sucedido, sin embargo, Javier Mendoza las desmintió e hizo conocer la versión que dio el mismo Julio Mendoza poco antes de ingresar a terapia intensiva, según la cual cuatro sujetos, al parecer, guardias municipales lo interceptaron y se ofrecieron llevarlo a su casa por lo que ingresan a su vehículo y lo llevan con dirección a Obrajes, mientras le empiezan a “bolsiquear” lo golpean y le roban sus cosas, y en un momento en que detienen el vehículo, Julio sale corriendo para huir de los guardias y es ahí donde cae al barranco.

Javier Mendoza lamenta que los policías municipales no hubieran informado a tiempo lo sucedido, ya que eso podría haber permitido dar su hermano mucho antes y prestarle el auxilio debido.

El hermano del deportista dijo también que Julio quedó sin su celular de alta gama, sin reloj y sin billetera aunque en el caso de la última no están seguros si una vez que fue interceptado por los policías municipales la portaba.

Mendoza agradeció a las autoridades, a la Policía, a los Bomberos, y a la población en general que colaboraron en las tareas de búsqueda y que permitieron que su posterior rescate.