miércoles, 20 de enero de 2016

Cochabamba: Despiden a Guísela que fue asesinada, maniatada y aparentemente violada


Pobladores del municipio de Villa Tunari enterraron ayer a Guísela Guevara Olivera (16) quien fue asesinada, maniatada y aparentemente violada para luego botar su cadáver en un chaco. Le diueron el ultimo adiós en medio de clamores de justicia y seguridad para el Trópico, luego de que la autopsia revelara que la menor fue golpeada hasta que la rompieron dos costillas.

A través de Fides Chapare se informó que pobladores de Villa 14 de Septiembre se movilizaron ayer por las calles del área urbana del municipio de Villa Tunari. Con carteles y un ataúd simbólico protestaron en puertas de la Fiscalía, posteriormente se trasladaron a las puertas del Juzgado donde instalaron un velorio simbólico.

En medio de estas movilizaciones una turba se dirigió a instalaciones del Comando Policial exigiendo que les muestren a los aprehendidos para reconocerlos. Para evitar desmanes, efectivos policiales tomaron sus recaudos y evacuaron a otro recinto policial los cinco sospechosos de la muerte de Guísela, entre ellos el enamorado, Ronel Ledezma (21), quien tenía en su poder el celular de la fallecida.

La gente se retiró al promediar las 17:00 horas para acompañar a la familia de Guísela en el traslado de los restos mortales de la morgue hacia el Cementerio General de Villa 14 para darle cristiana sepultura.

AUTOPSIA

Según el informe médico forense, la adolescente falleció por trauma toráxica cerrado con hemorragia interna, shock hipovolémico seguido de paro cardiorespiratorio.

El informe forense señala que a la muchacha le habían roto las costillas por compresión toráxica, se presume que la empujaron al suelo, se apoyaron sobre ella rompiéndole 2 costillas que le provoco hemorragia interna en los pulmones. El forense descarto que fuera estrangulada, pero también se evidenciaron heridas contusas cortantes en el rostro, tórax, abdomen y en extremidades inferiores.