lunes, 23 de noviembre de 2015

Sucre: Amiga de Damiana es enviada a la cárcel por encubrir al feminicida Humberto Kanchi

La amiga de Damiana, víctima del feminicidio con 33 puñaladas ocurrido en la ciudad hace dos semanas, fue internada en el penal San Roque porque se descubrió que entorpecía la investigación actuando como informante de Humberto Kanchi, el presunto asesino que aún sigue prófugo.

¡Todo fue de inmediato! Así lo afirmó la directora de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), capitana Jaquelin Quisbert, respecto a los actuados sucedidos el pasado viernes. Juana, la amiga de Damiana Clavijo Choque, fue aprehendida por los investigadores policiales y horas más tarde compareció ante el juzgado Tercero de Instrucción en lo Penal.

El Ministerio Público imputó formalmente a Juana por el delito de complicidad, y durante la audiencia de medidas cautelares solicitó su detención preventiva en el penal San Roque, con el argumento de que estaría perjudicando la investigación y obstaculizando para dar con el paradero del feminicida Humberto Kanchi. 

Los investigadores policiales en su informe dieron a conocer que Juana habría incitado a Kanchi a cometer la agresión en contra de su esposa Daminana, asesinada la madrugada del lunes 9 de noviembre con 33 puñaladas.

La investigación y los testigos presentados en audiencia señalaron que Juana, el día domingo en la noche, estuvo compartiendo bebidas alcohólicas con la pareja de esposos. Cuando Damiana, la víctima, se retiró del ágape porque se encontraba discutiendo con Humberto, la imputada le llenó de intrigas afirmando que se fue con otro hombre. Esta afirmación habría enardecido al agresor, quien inmediatamente se dirigió a su cuarto y segó la vida de su cónyuge con un cuchillo de cocina. 

Tras los alegatos, la jueza Ximena Mendizábal determinó la detención preventiva de la amiga Juana en el penal San Roque, confirmando en su argumentación que hubo obstaculización en la investigación.

Además, se reveló que después del hecho de sangre Juana permanecía en comunicación con el feminicida; le brindaba información de lo que estaba pasando y, con ello, impedía que los efectivos del orden lo aprehendan.

Se presume que Juana y Humberto sostenían una relación sentimental.