lunes, 26 de octubre de 2015

Tarija: Hallan cadáver en quebrada de barrio Defensores del Chaco



Tendido de costado y con las rodillas flexionadas dentro de un canal de desagüe del barrio Defensores del Chaco, fue encontrado en la mañana del domingo el cadáver de un hombre que había fallecido cuatro días antes. El cuerpo fue llevado por los bomberos al cementerio General, donde la médica forense realizó el examen y autorizó el entierro inmediato.

Unos pintores que pasaban por la intersección de las calles Luis Campero y Julio Arce vieron en el fondo del canal algo que les parecía basura, sin embargo, había algo raro, se acercaron y divisaron un cráneo humano, por lo que inmediatamente llamaron a la Policía y el caso fue derivado a los bomberos de la Brigada Especial de Rescate y Salvamento (Bersa).

Los bomberos se presentan en el lugar y tras verificar que el cadáver estaba en proceso de descomposición, proceden a realizar el levantamiento legal. “Vecinos que viven por el lugar, ninguno se daba cuenta, pero dicen que ya sentían el olor nauseabundo, no quisieron acercarse, decían que era basura, pero en la mañana unos trabajadores que están pintando por el lugar, vieron el cadáver, el cual tenía basura encima, quienes por curiosidad ser acercan y ven el cráneo”, dijo un policía de Radio Patrullas 110 que acudió al sitio minutos antes de que lleguen los bomberos.

El responsable de la Dirección de Bomberos, mayor Roberto Siles, mencionó que se presentaron en la zona tras ser informados sobre la presencia de un cadáver en descomposición. “En el lugar se pudo constatar que se encontraba el cuerpo en posición decúbito lateral izquierdo con las piernas flexionadas, de contextura delgada, estatura 1,60 metros, estaba vestido con una chompa azul con rayas blancas, pantalón plomo, camisa a cuadros blancos y sin calzados”, describió.

Siles y su equipo de rescate entraron al fondo del canal, que tiene unos tres metros de profundidad, levantan el cadáver y lo colocan en una camilla especial, para luego llevaron a una camioneta y trasladarlo al cementerio General por orden del fiscal de turno, además que haber conseguido la autorización del Servicio Departamento de Salud (Sedes).

“El cuerpo corresponde a una persona de sexo masculino de 50 a 60 años, la data muerte es de cuatro a seis días y la causa de muerte es indeterminada, se recolectó dos huesos de los pies para el estudio de ADN, se remitió al laboratorio para su análisis poniéndolo en cadena de custodia”, señaló.

Respecto a las circunstancias del fallecimiento, en la investigación preliminar se presume que el hombre, presuntamente un bebedor consuetudinario que en estado de ebriedad ingresó bajo una bóveda aledaña, se durmió y falleció, siendo luego arrastrado hacia el canal por el flujo pluvial originado en las lluvias de los últimos días.
El cadáver aún no fue identificado.