martes, 29 de septiembre de 2015

Tarija: Muere un conductor de camioneta en ruta al norte


A las 03.50 del lunes, bomberos de la Policía Boliviana que recibió llamadas de testigos localizó una camioneta en un barranco en la carretera al norte, a la altura de la comunidad de Cochas, de donde rescataron al conductor fallecido y lo llevaron a la morgue del hospital regional San Juan de Dios.

El director departamental del Organismo Operativo de Tránsito, coronel Gualberto Flores, informó que personal de la Brigada Especial de Rescate y Salvamento (Bersa) se constituyeron en el lugar tras recibir el reporte de Radio Patrullas 110 y realizaron una labor conjunta con efectivos policiales de San Lorenzo y de la Patrulla Caminera.

“Se trata de una camioneta que se embarrancó unos cincuenta metros, a la altura de la comunidad de Cochas. El conductor, quien iba solo, ha fallecido y fue identificado como Valentín C.S., natural de Chuquisaca, tiene 50 años estaba en una camioneta Toyota Hilux de color blanco con placa de control 2916 NTD”, refirió.

Según algunos testigos, la camioneta iba desde Tarija hacia el norte y el accidente ocurrió, probablemente, porque el conductor iba con exceso de velocidad, se durmió, se salió de la cinta asfáltica y cayó hacia el precipicio alrededor de las tres de la madrugada.

El accidentado sufrió un Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC) grave y trauma facial, lesiones que lo llevaron a la muerte de manera casi instantánea, según mencionó la médica forense Ericka Sakuma.

Tras recuperar el cuerpo y llevarlo hasta el camino, los bomberos lo trasladaron en una ambulancia hacia la morgue del hospital, a donde llegaron a las 05.45 y fue confirmado el fallecimiento.

Horas después se presentaron en el nosocomio los familiares del fallecido, quienes lo reconocieron y relataron que el hombre había salido de su domicilio en la noche del domingo y desde entonces no supieron más de su paradero.

La investigación del caso está a cargo de la Jefatura Policial de San Lorenzo, quienes de manera inicial llamaron a personal de un laboratorio de análisis clínicos para que extraigan sangre del cadáver con el objetivo de determinar si el hombre conducía sobrio o en estado de ebriedad.

Investigadores en planimetría también se presentaron en el lugar del hecho para realizar mediciones y tomar muestras que permitan conocer las circunstancias en las que ocurrió el hecho.