viernes, 4 de septiembre de 2015

Prevención y Consejos: Tu hijo ya no siente nada hacia la violencia


La violencia en películas, televisión, música y videojuegos ha incrementado de forma exponencial en las últimas décadas. Las películas que antes eran categorizadas como violentas ahora no lo son. Por ende, nuestros hijos han llegado a aceptar más violencia, e incluso a no distinguir algo violento cuando en realidad lo es.

Esto es preocupante ya que mucho de los que nuestros hijos aprenden se encuentra en el uso de aparatos electrónicos, y, creo que como padres, una de las cosas que no queremos es que nuestros hijos aprendan que la violencia es aceptable.

Me di cuenta de la diferencia entre mi generación y la nueva generación cuando mi sobrino de apenas siete años estaba viendo la tercera película de Jurassic Park. Para mi sorpresa, este largometraje que para mí es violento, para este pequeño más de veinte años más joven que yo, no lo es. Es importante entender que aunque esto se ha vuelto común, no existe nada normal en que niños tan chicos vean programas tan violentos. He aquí las razones.

Desensibiliza al niño

Como mencioné antes, lo que era violento para mi generación ya no lo es para las nuevas generaciones, pero ¿por qué? Desafortunadamente, nuestro cerebro se adapta a la rutina y a lo que ve con frecuencia. Si en este caso lo que ve es violencia, el cerebro se adapta al grado de considerarlo normal. Lo peor de todo es que ahí no se acaba la historia; si el cerebro se adapta es inevitable que busque más violencia para tener la misma reacción. Poco a poco nuestros hijos ven escenas más violentas y el cerebro lo registra como normal. Esto quiere decir que literalmente tu hijo ya no siente nada hacia la violencia.

Es copiada a acciones

Muchas de las acciones violentas que vemos en nuestros niños, tales como el acoso escolar, se deben, de una u otra forma, a lo que ven en sus pantallas. Nuestro cuerpo está hecho con el fin de aprender; por lo tanto, lo que vemos y escuchamos no solo se recuerda sino que con el tiempo actuamos conforme a las imágenes en nuestro cerebro. Consecuentemente, no es de sorprenderse que nuestros hijos cada día se tornen más violentos, y que estas acciones no les perturben en lo más mínimo.

Lleva a más violencia

Así como nuestro cuerpo está hecho para aprender, también se estabiliza por sí mismo. Es por eso que lo que tal vez se nos hacía violento hace un año ya no se nos hace violento después de verlo tantas veces. El cerebro se acostumbra pero luego pide más; es decir, como está acostumbrado a cierto nivel de violencia, busca tener una reacción precisa de más violencia. Es por eso que cierto grado de violencia siempre lleva a niveles más elevados de violencia cuando ésta se ve con frecuencia.

No importa si es la moda que todos los niños vean ciertos programas o ciertas películas, es tu responsabilidad como padre de asegurarte qué es lo que tus hijos están viendo ya que como acabas de leer, el contenido de violencia tiene sus consecuencias en sus cerebritos.

Los niños y jóvenes aprenden diariamente, no dejes que este aprendizaje esté lleno de escenas que jamás podrán borrar de su memoria.