martes, 29 de septiembre de 2015

Cochabamba: Sospechan que robo de $us 11 mil originó macabros crímenes


La hipótesis de que Pastor Aguilar Veizaga, de 44 años, fue asesinado después de que vendiera un automóvil de su propiedad en 11 mil dólares comenzó a tomar fuerza ayer, no solo entre los familiares más cercanos a la víctima, sino también con los investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Aguilar murió la madrugada del pasado domingo junto a su madre, Lucía Veizaga Puma, de 74 años, después de que ambos fueran torturados inmisericordemente por él o los asesinos para saber dónde escondieron el dinero de la venta del motorizado.

Por ahora, el hijo de Pastor Aguilar, identificado con el nombre de Ever Aguilar, que llegó de Santa Cruz de visita es el “único sospechoso”, afirmó el director de la FELCC, coronel Freddy Fernández y corroboró el hermano de la víctima, Vicente Aguilar.

Ever Aguilar fue declarado por la Policía como desaparecido y los testigos que lo vieron señalaron que estuvo todo el día en la casa de su padre.

Debido a esta situación, se están manejando varias hipótesis, pero el móvil “dinero” es el que más se está investigando, dijo el jefe policial.

MACABRO A Pastor Aguilar no solo le cercenaron el cuello, aproximadamente siete centímetros, sino que además le cortaron cuatro de los cinco dedos de la mano izquierda, menos el pulgar, refiere el informe policial que tiene en su poder la FELCC sobre el levantamiento legal de ambos cadáveres.

De los dos, el que más sufrió tortura corporal fue el varón debido a que presenta múltiples heridas contuso cortantes en la cabeza, de diferentes longitudes, señaló el informe que elevó el sargento Juan Carlos Mollo Rossel.

El investigador añadió que el horrendo crimen tuvo como escenario un cuarto de dos por cuatro metros de tamaño.

DINERO Pastor Aguilar había vendido un automóvil una semana antes de ser asesinado en circunstancias lamentables.

“Vendió en 11 mil dólares el automóvil y parte del dinero lo prestó a algunos familiares”, reveló ayer uno de los parientes más cercanos a Aguilar.

Rubén Peredo, sobrino de las víctimas, declaró que Pastor Aguilar bebió desde la madrugada del sábado sin parar al punto que ese mismo día, al promediar las 22:00 horas, decidió retirarse a casa luego de haber participado de las vísperas de la fiesta de la Virgen de la Merced que cada año se realiza entre el 24 y 27 de septiembre.

Según el director de la FELCC, coronel Freddy Fernández, Pastor y Lucía “fueron masacrados” antes de morir.

Sospechoso

Ever Aguilar, hijo de Pastor Aguilar, está siendo buscado por la Policía como sospechoso de los dos asesinatos.