domingo, 30 de agosto de 2015

La paz: Cogoteros matan a conductor de la línea de radiotaxi Crucero


Delfín Conde, de 50 años de edad, fue asesinado el miércoles después de que en su radiotaxi hiciera un recorrido del centro paceño a El Alto. Su cuerpo fue encontrado ayer y el vehículo no aparece.

La víctima pertenecía a la empresa de radiotaxi Crucero y hace tres días que no aparecía. Sus compañeros de trabajo se alarmaron y decidieron buscarlo y pedir ayuda a los conductores de otras empresas hasta que ayer la Policía dio con el cuerpo.

Según el primer reporte policial, se presume que cogoteros lo mataron debido a que el cuerpo presenta un surco equimótico alrededor del cuello. 

"Él era mi papá, tuve una última comunicación telefónica con él. Siempre era muy atento con nosotros, a todos nos cuidaba cuando mi mamá estaba de viaje. Mi papá era chofer, trabajaba por nosotros, debíamos al banco y le estaban presionando a mi papá y por eso ha debido aceptar una carrera hasta muy lejos”, contó su hija, Daniela Conde.

Los choferes de la empresa Crucero llegaron la mañana de ayer hasta la morgue para pedir a las autoridades que se haga justicia por su compañero y también para exigir que haya mecanismos de seguridad que protejan a los conductores de radiotaxis.

"Es nuestro compañero Delfín Conde. Es un socio antiguo de la empresa y a quien le tenemos mucho cariño. Lamentablemente ha dejado en la orfandad a cuatro hijos y sin ningún apoyo porque era él el único sostén de sus hijos”, dijo uno de los conductores que llegó a la morgue.

Denunció que los conductores de radiotaxis fueron olvidados por las autoridades. "No hacen nada para darnos un poco de seguridad porque si bien a nosotros nos exigen un montón de requisitos para trabajar como el Pasajero Seguro, sin embargo se olvidan de nuestra seguridad”, sostuvo el chofer a Cadena A.

Los conductores tenían letreros en las manos que exigían justicia para Conde y que la Policía encuentre a los responsables de su muerte y al vehículo que hasta hoy no fue localizado.

Se presume que los delincuentes mataron al conductor para robar el coche porque sus otras pertenencias